4 nov. 2016

EL ÚLTIMO DESEO (GERALT DE RIVIA I) - ANDRZEJ SAPKOWSKI

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espadas al hombro -la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico, cínico, descreído y siempre errante, sus pasos lo llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirá cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.

El último deseo es el primer libro de la saga Geralt de Rivia. Este libro corresponde a una de las dos antologías de relatos breves (siendo la otra La espada del destino) que preceden a la saga principal, compuesta por seis volúmenes.

La historia comienza con Geralt, un brujo que ha sido herido y se encuentra en el santuario de Melitele a los cuidados de la sacerdotisa Nenneke. A partir de esta narración principal, se irán intercalando relatos cortos, recuerdos y vivencias del brujo, desde por qué está en el santuario hasta la razón del título del libro. Está compuesto por seis relatos breves unidos entre sí a través de una séptima que se va intercalando entre los demás capítulos.

Con cada capítulo, el lector va conociendo el personaje así como este mundo creado por Sapkowski. Pese a que esta técnica narrativa no permite profundizar mucho en los personajes, descubrimos un Geralt muy atractivo. Conocemos a un niño que fue trasladado al nido de los brujos. Allí fue sometido a mutilaciones y pruebas que una vez superadas, lo convirtieron en lo que es ahora; un brujo. En este mundo encontramos un significado de brujo un tanto curioso. Los humanos confunden a los brujos por asesinos a sueldo, un hecho con el que debe de luchar constantemente Geralt y por lo que es insultado y menospreciado; pues el deber de un brujo es aniquilar y destruir todo tipo de monstruos y bestias. A cambio de esta labor, los brujos son recompensados económicamente. A medida que vamos avanzando en la lectura descubrimos que Geralt no es como lo pintan los extraños, sino que tiene una alma compasiva y racional. 

Por otro lado, más que una novela es una recopilación de cuentos, de leyendas e historias de Geralt, el Lobo Blanco. Y pese a que cada capítulo está unido por una historia central en tiempo presente, en cada capítulo nos narran una aventura de este personaje, historias que son guiños a cuentos populares (La Blancanieves, Rapunzel...), donde Geralt lucha contra vampiros, genios y monstruos de todo tipo. 

Geralt es un personaje oscuro, poderoso, misterioso. Un mutante humano que se dedica a dar muerte a todos los monstruos que ocupan la tierra. El perfecto asesino que se agarra a su humanidad con todas sus fuerzas. Un personaje carismático que engancha y deseas conocer más y más.

Otro factor que me ha impactado y me parece bastante importante son los diálogos. Unos diálogos hábiles y muy naturales, incluso con un toque de humor. Unos diálogos bien trabajados, donde no me hacía falta que pusieran quién decía qué, porque están tan bien hechos que ya lo daba por sentado. Los personajes tienen un carácter muy marcado, hecho que permite distinguirlos con muchísima facilidad.

Es un inicio de saga curioso y original, un buen principio que pone las expectativas muy altas. Pese a ser un libro con mucho ritmo, de fácil lectura y con mucha acción, yo me quedé con ganas de más. De saber más acerca del personaje y del mundo en el que se encuentra. También me resultó curioso el último capítulo titulado como el libro "El último deseo" que no me convenció en absoluto y que espero que esté mejor tratado más adelante, así como algunos finales de capítulo predecibles y terminados a toda prisa. Según he leído en algunas reseñas, este error es solucionado en los siguientes libros de la saga, por lo que me hace sentir más curiosidad acerca de su avance.

En general, es un buen libro; yo, por lo menos, seguiré con la saga.


"Sabes, tienes razón, pero sólo en parte. Sólo existen el mal y el mal mayor, y sobre ellos dos, en las tinieblas, está el mal muy mayor. El mal muy mayor, Geralt, es algo que no puedes ni imaginarte, aunque pienses que ya nada puede sorprenderte. Y sabes, Geralt, a veces resulta que el mal muy mayor te agarra por la garganta y te dice: <<Elige, hermano, o yo, o aquel otro, un poco menor>>"

"-¡No existe el diablo! -gritó el poeta, sacando definitivamente al gato de su sueño-. ¡No hay! ¡Los diablos no existen, diablos!
- Cierto -se sonrió Geralt-. Pero yo, Jaskier, nunca pude resistir la tentación de ver algo que no existe."









No hay comentarios:

Publicar un comentario